Siete pasos que tienes que dar antes de comprar una casa.

Siete pasos que tienes que dar antes de comprar una casa.

Ya te has decidido, tienes unos ahorros, has hecho números y vas a meterte en una de las aventuras más importantes de tu vida: comprarte una casa. Pero según empiezas te das cuenta de que no es tan sencillo como lo imaginabas.

Para ayudarte en ese proceso te proponemos seguir estos siete pasos:

1. Ten claro lo que quieres. Parece obvio, pero no lo es. Antes de embarcarte en un proyecto así debes dedicarle tiempo a pensar cuáles son tus necesidades, presentes y a medio plazo, y también tu capacidad real de satisfacerlas.     Tus posibilidades dependerán de las opciones que encuentres y del presupuesto que tengas.

2. Cuenta con el apoyo de profesionales para encontrar la casa que deseas. Es difícil abarcar todas las posibilidades que te ofrece el mercado.   Cuanto más limites la búsqueda, menos probabilidades tendrás de dar con la mejor vivienda. Cuenta con profesionales inmobiliarios para tener mayor seguridad respecto a las características de las propiedades y acceder a una oferta más amplia.      

3. Una vez elegida, investiga cuál es la situación de la vivienda. Debemos saber muy bien lo que estamos comprando: si tiene cargas financieras, problemas de propiedad o taras. Por eso recomendamos acudir al Registro de la Propiedad, al Catastro o incluso al ayuntamiento para averiguar su situación.    Es esencial que consigas toda la información sobre las condiciones, la gestión que implica y las obligaciones y gastos en los que incurrirás.

4. Infórmate de todos los trámites que tendrás que hacer y de los gastos que tendrás que afrontar. La complejidad de los trámites administrativos y los gastos a pagar dependerán de la modalidad de vivienda que compremos.    No es lo mismo comprar una vivienda de segunda mano que una de obra nueva. En cualquiera de ellos debes informarte bien para tener claros los pasos a seguir y los pagos que tendrás que abonar.

5. Conoce su auténtico valor. Antes de fijar el precio hay que comprobar que lo que vamos a acordar no esté por encima del mercado.   Ten en cuenta que al solicitar una hipoteca te la concederán en función de su valor real, no del pactado. Imaginemos que te comprometes a pagar por una casa $120.000  y posteriormente una tasación profesional determina que su valor es de $100.000.    Si, por ejemplo, el banco te concede una hipoteca sobre el 80% de su valor, podrás contar con $80.000.    Los otros 40.000 deberás aportarlos tú.    Es vital hacer una pre-tasación o utilizar herramientas ‘online’.   Por cierto, Valora te dirá, gracias al Big Data a partir de muchísimos usuarios con tu perfil, si te conviene alquilar o comprar.

6. Estudia qué modalidad de hipoteca te interesa. Hoy en día puedes elegir entre hipotecas a tipo fijo, variable o mixto.    En el primer caso, siempre pagaremos la misma cuota.    En el segundo, dependerá de la evolución del indicador.    En las hipotecas mixtas, los primeros años son a tipo fijo y el resto, a tipo variable.

7. Elige el seguro de hogar que mejor se adapte a tus necesidades.  Es importante conocer la diferencia entre los seguros multirriesgo y el seguro mínimo de hogar.   El primero suele recomendarse a aquellas viviendas en las que hay joyas, antigüedades, muebles con gran valor u obras de arte.   El segundo es mucho más básico pero cubre incendios, atascos de tuberías, robos y hurtos.    Una vez analizados ambos lo importante es elegir el que realmente necesitamos.

Fuente y Foto: https://www.bbva.com/es/

Comprar o construir mi casa, ¿Cuál opción es mejor?

Comprar o construir mi casa, ¿Cuál opción es mejor?

Desde pequeños tenemos la ilusión de construir la casa de nuestros sueños, y conforme crecemos vamos integrando nuevos espacios, colores, estilos y formas a la idea que conformamos en nuestra cabeza. Y, llegado el momento de madurez en el que contamos con ciertas posibilidades para hacernos de una casa propia, pero también es una responsabilidad, pues se trata de una inversión a largo plazo en donde depositamos ya sean nuestros ahorros de toda la vida u obtenemos un crédito.

Podemos decir que existen dos opciones para tener nuestra casa: comprar una ya construida, ya sea a terceros o nueva, o construirla desde cero. Pero ¿cuál es la diferencia entre estas dos alternativas? En éste artículo te damos varios tips que te pueden ayudar a despejar dudas.

1.- TRES factores que debes considerar son:

Temporal: se refiere al tiempo que debes esperar para que tu casa sea habitable, sabemos que se requiere un largo tiempo para construir una casa desde cero. En cambio, una vivienda ya construida puede ser habitada en cuanto se firman los documentos.

Imagen de Michael Gaida en Pixabay 

Espacial: sin más la casa debe responder a tus necesidades y las de tu familia. Tal vez inicialmente sean sólo 2 personas, pero esto puede cambiar si planean tener hijos, mascotas, un automóvil, éstas son decisiones que se deben contemplar al construir una casa, así como el número de plantas. Por otra parte, al comprar debes tener en cuenta la ubicación del fraccionamiento o si cuentas con un crédito bancario y/o institucional que te permita adquirir la vivienda y después poco a poco ir adecuándola o tus necesidades.

Imagen de PIRO4D en Pixabay 

Económico: Éste contempla fijar el monto con el que se cuenta, y aquí las posibilidades se amplían aún más. Si cuentas con la liquidez suficiente para comprar una casa de contado, tendrás la opción de elegir entre un amplio mercado de viviendas la que más se adapte a tus necesidades, o bien comprar un terreno y proyectar la residencia. Si no cuentas con ello, existen los créditos hipotecarios tanto bancarios como institucionales. Para los cuales debes de informarte muy bien, ya que muchas veces los intereses son tan altos que terminas pagando más de lo que pediste.

Imagen de Tumisu en Pixabay 

2.- Pros y contras de comprar y construir.

Los pros de comprar una casa ya construida es que, por una transacción monetaria única, obtendrás una vivienda ya terminada y seguramente, lista para ser habitada. No tendrás que esperar a que se construya, ningún arquitecto evaluará las necesidades de tu familia ni tendrás que dar vueltas al sitio, hacer cuentas con el especialista ni regatear con el presupuesto de obra, comprar la casa evitará todo el trabajo y si quieres también el estrés que lleva construir una casa. Los contras son que tu casa, si bien cumplirá con la mayoría de tus necesidades, no contará con un diseño, estilo, distribución ni espacios personalizados y que respondan a tus expectativas, puedes llegar a sentir que no tiene el “toque”, el diseño o característica propia o de tu familia, como el tipo de acabados, el tamaño de los espacios, la distribución de los mismos, las instalaciones, y poco a poco irás solucionando esos detalles que no encajan del todo en ti casa, y a su vez tendrás la deuda de un crédito que irás pagando y te irá descapitalizando.

Imagen de Michal Jarmoluk en Pixabay 

Por otro lado, los beneficios de construir tu propia casa es que se respetará el programa de necesidades a la perfección, visualizando incluso las necesidades que surjan en un futuro y con la posibilidad de resolverlas desde el presente. Su diseño será a tu entero gusto, con el estilo de tu preferencia, los materiales, colores, texturas, mobiliario y detalles constructivos que tú prefieras, y sobre todo, podrá programarse en fases según la liquidez económica con que cuentes, siempre y cuando tengas a profesionales trabajando en el diseño y la construcción.

Los contras son que definitivamente es necesaria la contratación de un equipo de expertos, ya sea un arquitecto/a que lleve a cabo el proyecto completo incluyendo la obra, o bien un despacho para cada etapa. Otro es que tal vez tengas que rentar una vivienda mientras la tuya está terminada. Y definitivamente tendrás que descapitalizarte al menos para arrancar la obra, considerando la compra de materiales, el pago del anteproyecto y del proyecto ejecutivo y los primeros honorarios de los profesionales.

 

¿Y si decido comprar?

Imagen de Alexander Stein en Pixabay 

Al decidir comprar una casa tienes la opción de comprársela a terceros, una casa que ya fue habitada y posiblemente deteriorada sobre todo en las instalaciones, lo que te llevara a hacer varias adecuaciones y reparaciones, lo bueno es que ya contará con muchas otras comodidades como el aire acondicionado, el jardín, protecciones, etc.

La otra opción es comprar una casa nueva de fraccionamiento donde hay opciones desde muy económicas y pequeñas hasta casas residenciales en fraccionamientos muy exclusivos eso si los precios van arriba del millón de pesos. En ambos casos debes considerar que ninguna de estas casas fue construida contemplando tus necesidades, te toca a ti adaptarla y sacarles el mayor provecho posible a todos tus espacios.

Mmmm, ¿Y si mejor construyo?

Imagen de Michal Jarmoluk en Pixabay 

Esto tiene muchas ventajas, pero la principal es que será la casa de tus sueños, con los espacios que te gustan, el estilo, colores, texturas, materiales, etc. Y puedes proyectarla en etapas para que la espera no sea demasiado larga ni la inversión demasiado grande. ¿Cómo lograr esto? No es ningún secreto: la mejor recomendación es contratar a profesionales. Ellos te apoyarán y sin duda debes tener claro un rango de dinero que quieres gastar en construir tu casa, que factores debes considerar como la ubicación, tu tipo de terreno para dar solución a la estructura y al acomodo de los espacios, en base a las medidas de tu terreno, los materiales óptimos y ser muy claros con la parte legal como los permisos de construcción y el manejo de dinero y vicios ocultos. 

Sobre todo la parte legal, debes informarte primero de las personas que estás contratando para realizar éste trabajo, que los arquitectos o el taller que contrates sea formal y te muestre su curriculum y/o portafolio de trabajos para que con ello tu puedas investigar un poco más y asegurar tu dinero y tu sueño.

Espero que se hayan aclarado tus dudas o hayas podido poner en una balanza tus prioridades, no te alarmes solo disfruta el proceso que elijas.

Fuente y fotos: https://arqzon.com.mx

 

Consejos financieros para comprar una casa

Consejos financieros para comprar una casa

Navegar tus finanzas cuando querés comprar una casa es crucial para determinar cuál será tu compra final. A continuación, te damos algunos consejos para orientar el aspecto económico de esta gran decisión.

Encontrá algo que podás costear

Suena demasiado obvio, ¿verdad? Sin embargo, no nos referimos solo al precio de la propiedad o al monto de un préstamo. Tenés que pensar en si podrás costear un préstamo aún si algo cambia en tu situación financiera: emergencias de salud, cambio de trabajo, etc. Es necesario que tengás la seguridad suficiente para que este tipo de ocurrencias no afecten la situación de tu vivienda.

Préstamos

Entrá en contacto con varios bancos y examiná bien las opciones que tienen para ofrecerte. Pensá en cómo cada una de estas opciones puede afectar tu situación financiera y si podrás pagar el préstamo sin que represente una carga drástica a tu economía.

Costos de vivienda

Otro aspecto económico a tener en mente al momento de comprar un hogar es el costo que significará vivir ahí; por ejemplo, lo que pagarás en transporte al vivir ahí o si debés cubrir una cuota de mantenimiento (en caso de que elijás comprar en un proyecto en condominio).

Transporte

Pensá en el tiempo y dinero que tendrás que invertir al moverte de tu casa a los distintos lugares que frecuentás: tu trabajo, gimnasio, restaurantes, bares, etc. Si tu casa no tiene una locación estratégica, podrías terminar gastando más de lo que te imaginás en transporte.

Estos son solo algunos aspectos a tener en mente cuando te embarcás en la aventura de comprar una casa. Recordá que la seguridad financiera siempre debería ser una prioridad a la hora de tomar decisiones y depende de que tomés en consideración todos los factores de tu vida más allá de la compra de una casa.

Fuente y foto: https://www.novogar.cr

 

Comprar o alquilar vivienda?

Comprar o alquilar vivienda?

La decisión de comprar o alquilar vivienda dependerá de las necesidades y capacidad de pago de cada persona; sin embargo, pareciera ser un buen momento para hacer lo primero, según expertos.

El hecho de que la banca ofrezca tasas de interés bajas en colones, aunado al precio que ofrecen los desarrolladores y otras ventajas como la exoneración de primas, o que se puede optar por un bono para pagarla, hacen pensar que es una coyuntura positiva para adquirir un inmueble. 

Los bancos están promocionando programas especiales a partir de la disminución del Encaje Mínimo Legal por parte del Banco Central, el cual amplió la disponibilidad de fondos para préstamos de parte del sector financiero, además de un programa para clase media anunciado por el Gobierno.

Para optar por una casa de ¢40 millones, antes los interesados ocupaban casi ¢400 mil de mensualidad; sin embargo, con las nuevas condiciones serían mensualidades de ¢320 mil, según Franklin Solano, investigador de la Fundación Promotora de Vivienda.

De esta forma, algunos ciudadanos podrían acceder a créditos más baratos, o tendrían capacidad de optar por uno más alto; no obstante, dependerá del inmueble que desee. 

Actualmente, son escasas las viviendas de ¢50 millones o menos, y la situación se complica más a partir de las nuevas demandas impulsadas por cambios en la composición de las familias.

Pese a que estas son más pequeñas y cada caso es particular, en general, demandan espacios pequeños con mayor área de parqueo, lo que eleva los precios, pues el valor del terreno incide en el del inmueble.

Fuente y foto: https://www.larepublica.net

PropiedadesCR,tv
PropiedadesCR.tv es un espacio de televisión que te ayudará en la toma de decisión a la hora de comprar o vender propiedades

Contacta con nosotros cuando guste.